jueves, 22 de octubre de 2009

Encuentran mas de 40.000 negativos en un mueble

La historia comenzó cuando John Maloof adquirió en una subasta muebles y antigüedades que fueron puestos a la venta por los dueños de un depósito de almacenamiento debido a los pagos atrasados de sus dueños. Dentro de esos muebles, Maloof descubrió una increíble colección de más de 40 mil negativos, en su mayoría de formato mediano, cuya existencia ignoraba.
Maloof encontró un nombre, Vivian Maier, escrito con lápiz en los sobres de laboratorio. Decidió entonces buscar información sobre la dueña de estos muebles y sus negativos fotográficos. Quería conocerla y contactarla, pero en la casa de subastas le dijeron que se trataba de una anciana enferma. Decidió no molestarla.
La pesquisa del flamante dueño de la antigüedad le permitió contactar a Central Camera Co., una de las tiendas de venta de artículos fotográficos más antiguas de Chicago. Ellos le contaron que habían conocido a Vivian, porque de vez en cuando les compraba la película que utilizaba para sus trabajos.
Por lo poco que sabían de ella, se trataba de una refugiada judía francesa, nacida el 1 de febrero de 1926 y que había llegado a Estados Unidos en la posguerra, en la década de 1950. Incluso, algunos de sus trabajos muestran la ciudad de Nueva York, donde probablemente Maier residió durante algún tiempo.
Los dueños de Central Camera dijeron también que tenía un trato muy distante y que amaba las películas extranjeras, a las que valoraba mucho más que a las americanas.
Además de los entre 30 y 40 mil negativos de esta colección, unos 10 a 15 mil negativos más seguían aún en rollos sin revelar desde los años 60. Todavía hoy hay unos 600 rollos en esa condición.
En algunas de sus fotos se ven niños, y muchas están ambientadas cerca de la playa. Al parecer, según reconstruyó Maloof, Maier trabajaba como niñera para una familia en el lado Norte de la ciudad de Chicago.
El 21 de abril de este año, apareció en el diario Chicago Tribune el obituario de Maier. Según ese texto vivía en Oak Park, un suburbio de la ciudad, y era "una segunda madre de John, Lane y Matthew".
Después de contactarse con el diario para saber quién había dado la orden de publicar el aviso, John Maloof llegó a una dirección en el lado Norte, que no existía, y un número de teléfono que estaba fuera de servicio. Tantas preguntas sin contestar lo llevaron a crear un blog para difundir la obra hallada, Vivian Maier - Her Discovered Work . Desde allí, Maloof consulta qué hacer con este gran legado, hasta hoy desconocido.

3 comentarios:

ale giorgi dijo...

muy bueno su blog ,me agregare como seguidor

Anónimo dijo...

Hola Revelador, muchas gracias por tu blog. Muy revelador, por cierto.
Llegué buscando orientación para evitar que las fotos me salgan movidas: tengo uan nueva nueva Nikon D300s (es decir un Ferrari) y estoy loco porque la mayxoría de las fotos me salen movidas o borrosas. Además, como soy novato en esto quiero sacar objetos que se mueven y salen borrosos,..así que gracias por tu blog, y si tienes alguna orientación cuelgala en el blog, que yo la leo.

Fotógrafo Impaciente

Anónimo dijo...

Hola 'Gran Revelador', lástima que hayas abandonado el blog. Yo te descubrí tarde.
Ya tuvieron que terminar las cursadas ¿sabés? pues que esperas vos?...
Te cuento a colación de la noticia de los 40.000 negativos que a nosotros nos sucedió algo parecido con 'haberes' familiares de más de de dos generaciones, que nos legó nuestro último tío fallecido. Desde los primeros ensayos con el radio, en el laboratorio de los Curie, pasando por las guerras carlistas y otras guerras hasta el 1.950.
La cantidad de clichés-verre, clichés en cristal que descubrimos fue alucinante, todos completamente clasificados y ordenados cronológicamente y una gran mayoría de éstos de gran valor histórico-histérico aparte de las consabidas fotos familiares junto con ótras de carácter social.
Eso te cuento, curioso ¿no?...
Bueno un gran saludo de
Justo Palazuelos de Juan