miércoles, 17 de septiembre de 2008

Leicas de Sabayón y crema del cielo

El gusto clásico, y también retro.
Muchos saben que las Leica son las cámaras tradicionales que engendraron la leyenda del formato de 35mm. Sus modelos M son de visor directo y superportátiles. Otros saben que Leica es al mundo de la fotografía lo que Bentley al de los automóviles. Hoy por hoy sus cámaras se basan en la fuerza de la marca para conservar las líneas, mantener los formatos y elevar los precios a niveles ionosféricos.
A pesar de todo, la firma alemana no podía mantenerse al margen de la revolución digital en el mundo fotográfico. Y por ello, a la tradicional Leica M7 para película sumó hace algunos años la Leica M8, dotada con un sensor digital CCD de 10 megapíxels, de 27x18mm. A pesar de su apariencia "sesentosa", estas cámaras obligan a romper el chanchito. La M8 recibió además algunas críticas por imperfecciones de su sensor, especialmente en la capacidad de evitar las frecuencias del infrarrojo de la luz, lo que la hacía propensa a virados en algunas situaciones lumínicas complicadas.
Hoy Leica ha anunciado una variación de la M8, y como no justifican un nuevo modelo decidieron bautizarla como Leica M8.2.

El cambio más importante es el mecanismo del obturador, ahora dotado de cortinillas metálicas que reducen las vibraciones al momento del disparo y son más duraderas. Esto reduce también la velocidad máxima de obturación, que ahora se clava en 1/4.000 de segundo, frente al 1/8.000 de la M8 predecesora. También se incorpora una modalidad de exposicion "instantánea", facilitando la compensación del fotómetro (ahora se puede compensar mientras se mantiene presionado el obturador en su posición intermedia). Como siempre para reemplazar la batería o la tarjeta de memoria se debe desprender la tapa desatornillando la parte inferior. Anacrónicamente lento, pero muy "chic" y "manual" en esta era de la automatización pura.

Estéticamente la línea es de una Leica M, y se entrega en dos terminaciones de acabado excepcional y de gran durabilidad: uno es completamente negra (menos vistosa) y el otro es la combinación negro/plateado, que alardea con su logotipo carmesí tradicional.

No hay comentarios.: