miércoles, 25 de junio de 2008

Distagon T* 3,5/18: el superangular para perspectivas dramáticas

Carl Zeis expande el rango de sus lentes para réflex con su nuevo superangular Distagon T* 3.5/18. Con su campo de visión de 99º, este nuevo lente rectilíneo permite perspectivas dramáticas para tomas de arquitectura, paisajes, y acercamientos para aquellos que emplean DSLR de cuadro completo (full frame) o cámaras de película.

El Distagon T* 3.5/18 es un derivado de los diseños ZEISS para la serie de cámaras Contax RTS, pero empleando nuevos materiales y componentes amigables con el medio ambiente. El Distagon T* 3.5/18 está diseñado con un elemento flotante en la parte posterior del conjunto óptico, que resulta en una calidad de imagen impresionante desde el infinito a su distancia de enfoque mínima. Al emplear acabados antirreflectivos T* y elementos interiores concienzudamente diseñados, el objetivo está libre de artefactos por luces cautivas causadas por los reflejos internos. Las imagenes resultantes brillantes, con una resolución extremadamente alta hasta los bordes, incluso con aperturas máximas bajo las situaciones lumínicas más difíciles.
Como todos los objetivos para SLR de Carl Zeiss, el Distagon T* 3.5/18 emplea la "tecnología de igualación de color" que prevee una rendición de color homogénea a lo largo de todas las focales de la gama de productos Zeiss. El diámetro frontal para filtros es de 82 mm y permite el empleo de filtros enroscables cuando se combinan con el parasol incluido.

Además de sus óptimas cualidades ópticas, el resto de las características ZEISS presentes en todos los objetivos de la marca también están imbuídas en el Distagon T* 3.5/18. Esto incluye una bayoneta metálica para asegurarla a la cámara, su robustez extrema para aplicaciones profesionales en una gran gama de condiciones y construcción de precisión, lo que permite una sedosa rotación del aro de enfoque.

El Distagon T* 3.5/18 ZF para cámaras con montura Nikon-F se lanzará según los planes de Carl Zeiss, para julio de 2008 a través de sus distribuidores autorizados. No dejará de ser una objetivo ideal para los poseedores de la nave insignia Nikon: la Nikon D3. El Distagon T* 3.5/18 ZK para las cámaras con montura K estará disponible a partir del tercer cuatrimestre del 2008. El precio sugerido para Europa será de €960 (sin impuestos) e incluirá el parasol.

sábado, 21 de junio de 2008

Películas MACO™ Rollei Orthochromatic ORTO25 y MACO™ Orthochromatic ORT25c

El fabricante de las películas ortocromáticas MACO ha desarrollado una segunda generación del film, la película ortocromática MACO Rollei ORTO25, y usó ese nombre bien que nos pese por el argentinismo peyorativo. Se tratan de reemplazos directos para las ahora descontinuadas emulsiones Kodak Professional Technical Pan 2415, 4415, y 6415.

Las películas ortocromáticas son emulsiones sensibilizadas mayormente a las luces azules y verdes, con fotosensibilidad despreciable o nula a las frecuencias de la energía espectral del color rojo.

La versión original de estas útiles películas blanco y negro, la MACO Orthochromatic ORT25c (por si quedó alguna duda, del tipo ortocromática), está siendo descontinuada y suplantada por las versiones nuevas. En poco tiempo, todos los films serán de la flamante versión MACO Rollei Orthochromatic ORTO25.

Los usuarios de la película Kodak Professional Technical Pan en general, descubrirán que pueden adoptar las emulsiones ortocromáticas MACO sin contratiempos y lograr resultados comparables o superiores a los que experimentaban previamente.

Debido a que el producto Kodak que reemplaza era un film pancromático y las nuevas MACO son ortocromáticas, habrá algunas diferencias, principalmente porque el contenido argéntico es tres veces superior. Sin embargo, a pesar de que las emulsiones ortocromáticas MACO no son exactamente un reemplazo automático, logramos resultados comparables o superiores a los que se obtenían con las películas Kodak ahora descontinuadas. Aquellos que usaban la emulsión Agra ORT25c descibrirán que las MACO equivalen a un reemplazo casi perfecto de estos productos.

Consideraciones químicas: se deberá seguir empleando la misma química, pero descubrirán que el fijador se empobrecerá unas tres veces más rápido.

jueves, 19 de junio de 2008

Analizamos el AF Nikkor 50mm f/1.8D

El AF Nikkor 50mm f/1.8D es ya un clásico de las réflex. Se trata de un pequeño objetivo normal autofocus, dotado de bayoneta Nikon F, y constituye una de las opciones de objetivo fijo normal para las cámaras Nikon. En El Revelador lo analizamos en detalle.



Nikon tuvo una buena línea de primes (objetivos de focales fijas) y se destacó en la gama de los 50 milímetros. Las versiones que Nikon sacó de sus focales normales se han ido mejorando progresivamente desde la década de 1950, cuando la casa japonesa dió a conocer sus primeras cámaras.

Existen escencialmente dos versiones de objetivos normales actualmente en producción, la versión de abertura f/1.4D y la versión f/1.8D. Ambas versiones son relativametne similares en lo estético, y varían en 2/3 paso de diafragma de luminosidad, además de una calidad de imagen ligeramente superior del 1.4D. Sin embargo, su costo es tres veces superior al sencillo 1.8D.

La nomenclatura 1.8 "D" indica que el objetivo transmite a la cámara información sobre la distancia existente al motivo, empleando para ello los contactos Tipo D de la montura bayoneta Nikon. Las versiones anteriores ("no D") también pueden emplearse sin problema alguno en todas las cámaras digitales, pero no contarán con esta información. Ello no es imprescindible.

El objetivo es muy liviano (155 gramos), construido en plástico y de afuera no parece gran cosa. Sigue un diseño tipo "Planar" clásico, con 6 elementos en 5 grupos ópticos, con lo que en la práctica se logra eliminar virtualmente la totalidad de las distorsiones. El diámetro de filtros que puede emplear es de 52 mm. Al montarlo en una cámara digital Nikon de sensor tamaño DX, el factor de conversión de la focal es de 1,5x, por lo cual se comportará como un objetivo de 75mm sin distorsiones, ideal para retratos y para cumplir todas las funciones de un teleobjetivo corto. El elemento frontal es de buen diámetro, y se encuentra por dentro del objetivo, lo cual limita en alguna medida el impacto de los rayos solares sobre su superficie. Con este mismo objetivo, el borde de la parte frontal cuenta con una superficie de goma dentellada, a fin de contener posibles reflexiones. El uso de un parasol no será tan necesario por este motivo. Algunos fotógrafos los emplean, sin embargo, como protección adicional. En el caso de desearlo se le pueden adosar un parasol de goma tipo HR-2 o similar.

Al montarlo en cámaras autofocus, debemos cerrar la abertura al mínimo (f/22), y luego trabarla con una clavijita que el objetivo posee en el anillo de diafragmas. Esta posición está marcada con unos índeces anaranjados. Si no lo hacemos la cámara mostrará el mensaje "FF-EE" (error de diafragma) en el display superior. Una vez trabado el anillo de diafragmas, podremos establecer el número de apertura utilizando el control electrónico de la cámara, ya sea en modo A, P o M. Si nuestra cámara es de película y no tiene acoplamiento electrónico para el diafragma, destrabamos el anillo de diafragmas y deberemos girarlo a mano para elegir en nro. f que deseemos, a la vieja usanza. Con ello podremos lograr la prioridad de diafragmas.

El objetivo no dispone de un selector MF/AF (foco manual/Foco Automático), por lo que si deseamos usar el foco automático, deberemos acoplar el motorcito de enfoque con el embrague que traen las cámaras Nikon AF en el cuerpo. De la misma manera, deberemos desacoplar el motor de enfoque para enfocar manualmente. Si lo olvidamos y lo forzamos, podemos dañar el mecanismo, aunque el objetivo se pone duro y en verdad no giraría a no ser que le hiciéramos algo de fuerza bruta para destrabarlo.
Una vez realizados estos pasos lo montamos y podemos hacer las tomas. El objetivo cuenta, como era uso común, con una escala de distancias graduadas en metros y en pies. La distancia de enfoque mínima es de 45 cm. Podemos notar que a diferencia del 1.4D, más costoso, el 1.8D carece de la "ventana" que deja ver las distancias. En el 1.8D las mismas están impresas directamente en el barrilete por detrás del anillo de enfoques.


El AF Nikkor 50mm f/1.8D permite lograr imágenes excelentes. En su apertura máxima de f/1.8 permite lograr fotos con poca luz, y con un muy ligero desenfoque en los bordes del cuadro. Con un diafragma 2.8, el desenfoque desaparece en los bordes y el objetivo pasa a ser totalmente nítido a lo largo del cuadro. En f/4 y f/8 logramos resultados excepcionales, que continúan hasta los f/11. A partir de f/16 la calidad comienza a ceder, pero nunca deja de ser muy buena, y los resultados son dignísimos.


Las aberraciones cromáticas son contenidísimas, muy difíciles de lograr y prácticamente inexistentes en los diafragmas medios, donde todos los objetivos presentan su mayor performance óptica.

El objetivo se entrega con una tapa frontal tipo clap y una tapa trasera a rosca.

Crecieron un 64% las ventas de cámaras digitales en la Argentina

De acuerdo con el último estudio de la consultora especializada IDC, el mercado argentino de cámaras digitales presentó el año pasado un crecimiento en unidades del 64% respecto a las ventas de 2006. Este análisis incluye tanto las cámaras que fueron importadas al país por los fabricantes y comercializadores formales, así como también las que fueron ingresadas por personas que las compraron en el exterior.

Esta última práctica -denominada por IDC "traslado a mano"- continúa mostrando una disminución en la participación total de las ventas, gracias a los beneficios que se obtienen al comprar las cámaras en el país, tales como garantía y financiación. En cuanto a los canales de comercialización a través de los cuales los usuarios adquirieron sus cámaras digitales, la participación del canal minorista de electrónica y artículos para el hogar se ha incrementado fuertemente durante 2007, lo que representa el 63% del volumen de equipos vendidos en el país. En 2006, esta participación había sido del 44%, lo que muestra a las claras el éxito de las políticas comerciales dinámicas que llevó adelante el comercio minorista.

"Durante 2007 las cadenas de comercio minorista han invertido mucho esfuerzo en desarrollar alianzas con bancos y tarjetas de crédito para ofrecer cuotas, y también han apostado a su negocio financiero para brindar créditos accesibles a clientes no bancarizados o con su crédito bancario agotado", dijo Matías Berardi, gerente de investigación y consultoría para América latina de IDC. "Además del crédito, los vendedores capacitados y la inversión publicitaria fueron factores decisivos para el éxito de las cadenas en la comercialización de cámaras durante 2007", dijo Berardi. Por el lado de la oferta de los fabricantes, la mayoría ha renovado sus líneas de producto y al mismo tiempo ha mantenido sus precios asequibles.

Una característica que también alienta el crecimiento de las ventas locales de cámaras digitales es el hecho de que en años anteriores el tiempo que transcurría entre lanzamientos de nuevos modelos entre países como Estados Unidos y la Argentina era de unos ocho meses, y durante 2007 los lanzamientos fueron prácticamente simultáneos.

Buen 2008 Ante este contexto, los usuarios encuentran la motivación extra de acceder al último modelo disponible para definir su compra en el país. "IDC prevé un escenario positivo para este mercado durante 2008, dado que las ofertas por parte de los fabricantes serán atractivas y los usuarios consideran este producto atractivo para regalar y comprar para sí", dijo el analista. Sin embargo, Berardi admitió que para este año se espera que el crecimiento en términos de unidades vendidas no sea tan grande como el registrado durante 2007, sino que se mantenga en los dos dígitos.

viernes, 6 de junio de 2008

Phase One AF645

Mamiya y Phase One celebran la apertura al público de la “PIE, en Tokyo, presentando finalmente prototipos funcionales de su nueva cámara digital de formato medio de desarrollo conjunto.Tal como anunciábamos en nuestro artículo anterior, se trata de un sistema derivado de la Mamiya AFD II, y de plataforma abierta, al poder aceptar respaldos digitales de todos los fabricantes, así como objetivos Mamiya (AF y MF), Hasselblad, e incluso Pentacon y Kiev (con adaptadores).Los respaldos ofrecidos por Phase One, son de la serie P+, y están disponibles en resoluciones de 39, 31, 22, 18 y 16 megapíxeles: ¡no falta dónde elegir!

Ahora, aparte de conocer el aspecto estético, derivado al 99,9% del de la Mamiya AFD II, podemos conocer algunos detalles más, como del de que podrá ser compatible con respaldos para película, esto es, para fotografía analógica.Con película, serán posibles secuencias de hasta 2 f.p.s.
Además, se afirma que se ha reforzado el obturador y se ha mejorado el autoenfoque, tanto en rapidez como en nivel sonoro de operación.El visor integral de prisma en vidrio óptico ofrece una cobertura del 94%.Las dimensiones de la cámara son de 154 x 128 x 185 mm para un peso de 1.850 gramos.Un detalle a nuestro juicio muy interesante es que los objetivos Mamiya estarán “caracterizados”, tanto los AF como los MF (autoenfoque y manuales), y los resultados de imagen podrán ser optimizados a posteriori a través del nuevo software Phase One Capture 4.1.
Aunque habrá pequeñas diferencias de estética y condiciones de venta para el modelo comercializado por Mamiya y el comercializado por Phase One, parece ser que para este último, al menos, se ofrecerá una garantía de 3 años o 300.000 disparos.El precio no está fijado todavía, pero podría avanzarse el de 2.150 € para el cuerpo y el de 800 € para el respaldo de película. El precio para el respaldo digital, según el gusto. Además, los compradores de la nueva cámara podrían emplear “su” propio respaldo.La disponibilidad podría estimarse para primeros de mayo.

Mamiya presenta su 645ADFIII

Mamiya presenta su nueva cámara modular digital para formato medio, la Mamiya 645AFDIII, que introduce tal cantidad de mejoras respecto al modelo 645AFDII, que casi puede considerarse un aparato completamente nuevo, si bien mantiene el máximo de compatibilidades respecto a sistemas anteriores de la firma. De hecho, la nueva 645AFDIII obedece a un sistema de plataforma abierta, por el que es compatible no solo con respaldos digitales de otras marcas, sino también con chasis para película.
En la nueva 645AFDIII se ha mejorado el interfaz y protocolo de comunicación “MSCE” (“Mamiya Serial Communication for External”) entre el cuerpo de la cámara, el objetivo y el respaldo digital para una transferencia de datos más rápida, fiable y de mayor volumen entre los componentes citados.Así, en conjunción con el respaldo digital Mamiya ZD, el nivel operativo de la nueva cámara es igual al de la Mamiya ZD, digital integral.

En lo que respecta a su posible uso con película, la 645AFDIII emplea el chasis intercambiable HM402, y gracias a un nuevo motor de arrastre, se alcanza la –para el formato medio– muy alta cifra de 2 f.p.s., frente a los 1,2 f.p.s. que se alcanzaban con la 645AFDII, ya una cifra respetable de por si.Este respaldo permite imprimir automáticamente, sobre el borde de la película, datos tales como modo de exposición, valor de abertura, valor de tiempo de obturación, compensación de la exposición, ajuste de muestreo (“bracketing”) , modo de medición y ahora, también, gracias al MSCE, longitud focal del objetivo empleado.

La nueva 645AFDIII se alimenta a partir de prácticos y universales elementos “AA”, que pueden ser acumuladores recargables, pilas de litio o pilas alcalinas.Otros nuevos pequeños grandes detalles incluyen un menú ampliado, con nuevas funciones añadidas y una mejor legibilidad.Diales y teclas electrónicas permiten un control más sencillo e intuitivo, incluyendo la opción de sincronización del flash a la primera o segunda cortinilla. Se dispone, también, de un cómodo sistema de actuación de cierre del espejo, integrado en torno al disparador.En lo que se refiere al autoenfoque, se ha incorporado un motor más ágil, silencioso y potente con lo que se alcanza mayor rapidez con menor volumen sonoro.

El fotógrafo puede seleccionar uno de los tres puntos de enfoque (central, izquierdo o derecho) o dejar el sistema en “automático”.En el nuevo objetivo estándar, el Sekor AF 80 mm f/2,8 D un aro situado sobre el barrilete, próximo al cuerpo de la cámara, permite pasar con rapidez del modo de autoenfoque al modo manual.

Nuevos objetivos
El mencionado Sekor AF 80 mm f/2,8 D ofrece un ángulo de toma de 47 grados, siendo equivalente a un 50 mm para el formato de 24 x 36 mm.De nuevo diseño, obedece a un esquema óptico de 6 lentes en 5 grupos, cerrando hasta f/22.Incorpora una CPU a 16 bit, lo que facilitará eventuales actualizaciones de firmware, así como la comunicación entre objetivo y cuerpo de la cámara.Su acabado es más profesional, con unas dimensiones de Ø 81 mm para un largo de 51 mm, con un peso de 320 gramos. La rosca para filtro es de Ø 67 mm.Es compatible con las cámaras 645AFDII, 645AFDIII y ZD, pero no con las anteriores 645AF o 645AFD.

Con las mismas características de CPU para la comunicación, se comercializan ya otros dos nuevos objetivos muy indicados para la 645AFDIII.Aunque ya hemos hablado con anterioridad de ellos, podemos ampliar/recordar la información.

El primero es un objetivo “para retrato”, equivalente a un 93 mm para el formato de 24 x 36 mm: el Mamiya Sekor AF 150 mm f/2,8 IF D.Ofrece una distancia mínima de enfoque de tan solo 1 m, frente a los 1,5 m de la versión anterior de esta óptica.Emplea en su esquema óptico de 8 lentes en 7 grupos lentes en vidrio óptico de baja dispersión, lo que, según la firma, produce imágenes de alto contraste y bajo nivel de aberración cromática.

El mismo aro de enfoque manual permite, con un “clic” pasar del modo de autoenfoque al modo manual. En todo caso, el enfoque es interno, por lo que el desplazamiento es mínimo, la rapidez máxima y aro frontal está libre de giro.Con unas dimensiones de Ø 85 mm x 120 mm y un peso de 780 gramos, emplea filtros de Ø 72 mm.

El segundo es el objetivo zoom polivalente Mamiya Sekor Zoom AF 45-90 mm f/4,5 Aspherical, equivalente a un zoom 28-56 mm para el formato de 24 x 36 mm.Su complejo y refinado esquema óptico de 13 elementos en 10 grupos incluye –como su nombre indica– lentes aesféricas, pero también lentes en vidrio óptico de baja dispersión, lo que, según el fabricante, permite alcanzar resultados de alta resolución, tanto en digital como en película.La distancia mínima de enfoque es de 50 cm y sorprende por lo favorable, así como la abertura mínima que llega a f/32.Este objetivo tiene unas dimensiones de Ø 86 mm x 110 mm para un peso de 910 gramos, utilizando filtros de Ø 77 mm.

Finalmente, comentar que el objetivo Mamiya Sekor Macro MF (Manual Focus/enfoque manual) 120 mm f/4 ha sido actualizado en su nueva versión “D”, optimizándose para uso digital, exclusivamente sobre las Mamiya 645AFDII, 645AFDIII y ZD.También en este objetivo se ha mejorado la comunicación con el cuerpo de la cámara.