martes, 4 de diciembre de 2007

Cómo evitar las fotos movidas

El problema
Muchas veces sentimos frustración al encontramos que nuestras fotos salen ligeramente “movidas” en todo el cuadro, y esto nos resta la nitidez deseada en la toma.

La Causa
Al presionar el obturador, sin importar cuanto cuidado pongamos, movemos imperceptiblemente la cámara. También la masa del espejo se mueve al hacer el disparo, y esta sumatoria de movimientos suele ser la causa principal de las fotos “movidas”.

Como lidiar con esto
Hay diversas técnicas para tomar la cámara o controlar la respiración al momento de la toma, pero existen límites prácticos a la hora de hacer fotografías con tiempos de obturación relativamente largos. Si no tenemos cuidados especiales, podemos tener dificultades con tomas que empleen tiempos de obturación mayores a 1/30 seg.

Una regla muy utilizada dice que hay que disparar con una velocidad de obturación que corresponda al menos diez veces la longitud focal del objetivo montado en cámara. Por ejemplo, si estamos usando un objetivo normal de 50 milímetros, debemos obturar al menos a 1/60 seg (el paso más cercano). Si empleamos un teleobjetivo de 135mm, emplearemos al menos 1/250 seg.

Al aplicar esta regla y poco cuidado obtendremos imágenes fijas casi indefectiblemente. Tenemos que tener en cuenta que la mayoría de las cámaras réflex digitales cuentan con un factor de multiplicación que afecta la longitud focal práctica del objetivo. Un objetivo normal de 50mm se comportará como un teleobjetivo corto de 75mm, y por ello tendremos que adaptar la regla anterior.

Una opción realmente interesante que ofrecen las cámaras réflex es la de ampliar fácilmente la sensibilidad ISO de nuestra cámara, siempre y cuando no temamos afrontar el mayor “grano”, y en consecuencia la degradación en la calidad de imagen.

Algunas cámaras poseen la capacidad de bloquear el espejo (“mirror lock-up”), lo que impide mirar por el visor pero permite hacer la toma sin que se produzca la pequeña vibración del mismo. Otras cámaras permiten activar un retraso de espejo, que evita en cierta medida la vibración que imprimimos sin querer al presionar el obturador.

Solución de tres patas
Podemos sortear las fotos movidas con cámara en mano simplemente montando nuestra cámara en un buen trípode.

Las ventajas del uso del trípode ya se han explicado en clase y son muchas. Por ello nos detendremos en sus desventajas: Para algunas situaciones el trípode es engorroso; muchas veces no podemos o queremos llevarlo con nosotros (ya sea un viaje o un trabajo urgente). El monopié puede ser una solución (es más liviano que el trípode).

La tecnología al rescate
Uno de los grandes avances en el campo de las cámaras réflex es sin duda la estabilización de imagen. Los dos principales fabricantes, Nikon y Canon, se concentraron en sistemas de estabilización montados en el mismo objetivo, denominado VR (“reducción de vibración”) en los objetivos Nikon, e IS (“estabilizador de imagen”) para los de Canon.

Esencialmente consisten en un elemento flotante dentro del mismo objetivo, que posee movimiento independiente en dos ejes (arriba/abajo e izquierda/derecha). Este movimiento es reactivo y “compensa” el movimiento natural que hacemos a la cámara. Los resultados son muy buenos para ambos fabricantes.

La principal desventaja consiste en que sólo algunos objetivos poseen estabilización, y por lo general los objetivos VR e IS son bastante más caros que los objetivos convencionales.
Sony ataca el problema desde otro ángulo, incorporando el sistema de estabilización directamente en la platina del sensor, dentro del cuerpo de sus réflex. Con este método (que ellos denominan “Steady-Shot”), todos los objetivos montados funcionan en la práctica como objetivos estabilizados.

Buenos resultados
Con la estabilización de imagen se puede lograr imágenes nítidas con tiempos de obturación de ¼ o 1/8 de segundo, valores muy difíciles de lograr anteriormente sin contar con trípode o un muy buen apoyo de cámara. Incluso el sistema de estabilización puede ser un útil complemento para los paneos rápidos. Sumando un trípode y objetivos estabilizados es garantía de ausencia de fotos movidas.

No hay comentarios.: